Blogia
tainadegormaz

LA CASA DE LA MORA. VILDE

TOPONIMIA.
 Los hechos de la Historia se encuentran nominados. Todos ellos se
conservan en el lenguaje, vehiculo  verbal cultural, como un cacharro
se conserva enterrado en la superficie del lugar, vehiculo físico
cultural. La información que nos proporciona el edificio, cacharro,
útil…sobre la acción ejecutada en el lugar, la función social del
emplazamiento ya sea para uso de  vivienda, molino, cementerio…se
enriquece con el estudio del nombre local con el que el area
geográfica del emplazamiento es conocida.
 La información del nombre matiza aspectos socioculturales  muy
sutiles, como no podía ser de otra manera para, como en este caso,
sobrevivir 4.000 años envuelta en el lenguaje local.
 La Casa de la Mora data del s.I –III d. C.(1) Ver el articulo de
Carmen García Merino.” Un sepulcro romano turriforme en la Meseta
Norte”
http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2691430
 El paraje ha sido desmantelado por una avalancha de aguas del
Caracena ,y por una acción criminal de los franceses que se
entretuvieron  cañoneando todo monumento que no podían llevarse .
Estos dos hechos en los dos últimos siglos, poco tiempo  respecto a su
larga vida de 1500 años de antigüedad.
 ¿ Como sobrevivir incursiones tan barbarás y destructivas? ¿ Como
perpetuar un nombre,  que une el paraje con una  función especifica ,
el nombre de la consagración original del espacio, su utilidad
colectiva?
 Los acontecimientos posteriores, con la llegada de nuevas etnias,
creencias y lenguajes, obligara al nombre a adaptarse, acomodarse a un
nuevo sistema  fónico,  sufrirá  el reto de atravesar esta criba
lingüística y seguir  presente, el  mismo nombre, desfigurado con
nuevos diptongos – si  las consonante mienten, las vocales mas,
asegura Voltaire-  con una alteración de acentos que lo deforman y
siendo muchas veces incluidos en nuevos significantes compuestos, pero
perviviendo en el habla  local. Una denominación abstracta que ha
olvidado el significado, se ha desnudado de  sentido , pero permanece
en el habla colectiva precisando un paraje en el espacio.
 La Mora o los Moros es el fonema recurrentemente utilizado en España
para nombrar  tumbas monumentales, torres mortuorias, panteones
romanos.  La antigua divinidad prehelenica protectora de la vida en
general y de la muerte como cambio, fin de estado humano, son las
Moiras o Morias. (2) Robert Graves: “Los Mitos Griegos”.
 “La Diosa Blanca:es.scribd.com/doc/4696619/La-Diosa-Blanca-I -

 El culto a las Morias se extiende desde Grecia y pervive enraizado en
la cultura atlántica, en el corpus cultural Pelasgo,  cultura que se
expansiona desde Grecia, por tierra y por mar, ocupando la franja
atlántica: Gallaecia, Bretaña, Irlanda… culturas en donde pervive la
invocación a las  Moiras, la Triple Diosa, Protectora del Nacimiento –
Illitia, Cleto- , la protectora  de la calidad y belleza del hilo de
tejer  cada vida particular-Laquesis, Callone-  y la cortadora del
hilo de la vida- Atropos-.
 Las tres Morias eran llamadas Las Parcas por los romanos por lo que
la invocación en su forma preromana en el s,I-III d. C., renombrando a
las Madres Pelasgas, induce a pensar en una colectividad  con mayor
afinidad con ellas que con las frías Parcas del calendario romano.
Esta invocación nos retrotrae otros 2000 años. La Casa de la Mora, en
realidad, forma parte de un cementerio posthallstatico ,  ritualizado
al estilo romano con su cripta y capilla.
 La toponimia local encierra mas topónimos, que primero demuestran una
continuidad de población que ha mantenido encriptados en su habla
local términos geográficos con funcionalidad milenaria,  resto de
culturas ancestrales,  y luego atestiguan una  intensa corriente
cultural prehelenica,  que asciende Duero arriba, y  proviene  de un
organizado Atlántico centrado en la Gallaecia . Así el nombre del
propio asentamiento VILDE, Vil- valle- De- Deva, invocación a la diosa
de la edad del Bronce, es  frecuente  en tierras ocupadas por los
pueblos constructores de túmulos. Fuente De, junto al rio Deva en
tierra de Cantabria. La diosa pervive en una sola silaba envolviendo,
denominando aun hoy, 4000 años mas tarde, todo el área del valle.
 Esta cultura Pelasga se mueve por el agua. Fueron grandes navegantes,
que obligados por las invasiones de los indoeuropeos a echarse al mar
en el extremo Oriental del Mediterráneo, ocuparon los confines de la
costa Mediterránea de Occidente, en donde alcanzaron éxito y riquezas
en zonas como Etruria, Tartesios, salieron luego al  Atlántico  donde
fundaron nuevos asentamientos. En su búsqueda de metales,  no
olvidemos que su cultura se basa en la metalurgia del bronce,
alcanzaron y poblaron con indiscutible éxito Gallaecia y las islas
Casiterides – el estaño . En Irlanda, como en Almeria,  o Etruria
existe el testimonio constructivo dolménico y su panteón mitológico
pervive aun con nombres y vestiduras veladas. Esta cultura además
aporto por primera vez  la escritura a Occidente.
 Este pueblo errante marino, metalúrgico, cerrado en si mismo, crea
sus propios asentamientos, se emplaza cerca de corrientes vivas de
agua, para aprovechar la energía dinámica de estas , aplicándola a
molinos de todo tipo, que les proporcionaría una base industrial, una
actividad de transformación de la materia prima, bien hallada por
ellos, metales, o proporcionada por la cultura neolítica existente ya
a su llegada.  Configuran los poblados del Bronce tan extendidos en el
paisaje hispano prehistórico.  Siguiendo aguas arriba por el Caracena,
la excavación de los Tolmos nos conduce a un pequeño asentamiento de
esta gran y renovadora cultura hace 3600 años.  (3) Alfredo Jimeno
Martinez
 Las Morias y Deva son parte del mismo sistema religioso que al
parecer se implanto en este valle con éxito , perviviendo y dando
rango de antigüedad al grupo. !Que la Diosa les siga tutelando y les
colme de bendiciones!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres